Menu Content/Inhalt
Inicio
FEUSO, en Viena, en un Seminario Internacional sobre la FP

Image Una delegación de la Federación de Enseñanza de la USO asistió los pasados días 5 y 6 de diciembre a un seminario organizado por la asociación EZA (Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores - http://www.eza.org/es/) en Viena.

El tema del seminario era la Formación Profesional en Europa, los diferentes modelos que se estaban desarrollando y su relación con el desempleo juvenil. La FP austríaca fue, sin ningún lugar a dudas, la gran estrella del Seminario. Un modelo de éxito que asegura a sus alumnos una inserción laboral o un acceso a la universidad directo. Pedro Miguel Galiana, de FEUSOC, asistente al Seminario, ha escrito este reportaje.

Image De manera especial, en esta información os mostramos nuestras sensaciones al visitar el centro de formación en el que se desarrolló el seminario. El primer día, después de comer, unos profesores nos guiaron por las diferentes dependencias del centro MODUL (Centro Internacional de Formación para Hostelería y Turismo - http://www.modul.ac.at/). Puede que no nos convenzan todos y cada uno de los puntos que vamos a detallaros pero, en su conjunto, podemos aseguraros que aquello resultaba admirable. La envidia, sana o insana, nos corroía.

• Un centro de Formación Profesional con 600 alumnos y 46 profesores. Taquillas individuales para cada alumno, aulas modulares espaciosas, iluminación perfecta y servicios de cafetería y restaurante abiertos al exterior.
• Alumnos mayores de 14 años que estudiarán cinco cursos en el centro. El coste de cada curso es de 1.600€. Este dinero cubrirá todos los gastos excepto los uniformes de los alumnos. 36 horas semanales de formación en el centro. De éstas, 20 horas serán de formación en el aula. El resto se llevarán a cabo trabajando en la cocina, el restaurante, la cafetería…
• La Cámara de Comercio se hace cargo de los gastos en equipamientos, instalaciones y personal de servicios; por su parte, los docentes son pagados directamente por el Ministerio de Educación.
• El alumno, a partir del tercer curso,  sólo dispondrá de un mes de vacaciones durante el verano ya que, entre los meses de mayo y octubre, habrá de trabajar y hacer prácticas en empresas externas. Este trabajo, “evidentemente”, será remunerado. Suelen trabajar en cadenas internacionales, ferias y congresos. Por cierto, no hablaban mal de las prácticas que habían realizado en nuestro país. El alumno buscará “él solo” este  trabajo de prácticas. Para ello ha recibido formación sobre cómo elaborar un CV, cómo comportarse en una entrevista de trabajo; cómo utilizar la red para buscar ofertas de trabajo nacionales e internacionales…
• Los ordenadores…. pues en el aula de informática. En su sitio. Durante las clases teóricas, los alumnos “evidentemente” han de mirar al profesor o a la pizarra. Novedoso, ¿verdad?
• El modelo educativo, en sus trazos básicos, está establecido desde los años 60 del siglo pasado y, a pesar de múltiples adaptaciones, no despierta ningún debate serio entre los grupos parlamentarios. Existe un consenso amplio en todo lo referente al sistema educativo del país. Es decir, pocas leyes, consensuadas y se aplican.
• “Lógicamente”, todos los alumnos tienen horas semanales dedicadas a la Educación Física, las Matemáticas y los idiomas extranjeros (por cierto, la demanda del español iba en aumento). ¿A quién se le ocurrió suprimir estas materias en nuestros planes de Formación Profesional?
• Todos los alumnos han de cursar la asignatura de Religión o Ética. Siempre ha sido así en Austria y nunca ha creado ningún problema. Los profesores austríacos no entendían que esto pudiese ser objeto de debate en nuestro país. Según ellos, es lo que sucede en la práctica totalidad de los países europeos y a ningún alumno se le obliga a cursar la asignatura de Religión.
• Cuando entrábamos en alguna aula, todos los alumnos se levantaban. Cuando se dirigían a alguno de nosotros, hacían lo mismo. Con una naturalidad absoluta. Cuando preguntamos a algún profesor sobre problemas de disciplina, nos contestaron que sí, pero que cuando algún profesor oía a algún alumno pronunciar alguna palabra malsonante por los pasillos, le reprendía.
• Los padres aparecen poco por la escuela, una reunión informativa al año y poco más.
• Una cuarta parte de los alumnos pasan a trabajar “directamente” al acabar el quinto curso. El resto continúan con estudios universitarios. Y lo hacen “directamente”, sin ningún problema (excepto para las carreras de Medicina y Derecho, que precisan una formación específica).
• Los estudiantes  del primer y segundo curso están obligados a quedarse a comer (el coste supone 20 €. semanales). En las clases no hay grupos superiores a 36 alumnos. No hay ninguna actividad docente a partir de las 17h.
• El centro tiene cada año más demanda que oferta de plazas, por lo que ha de establecer determinados criterios de admisión.
• Resultaba divertido observar la relación de los alumnos con su profesor-cocinero, cómo preparaban la comida que nos iban a ofrecer, el interés que mostraban al servir y recoger las mesas. Estaban orgullosos de su trabajo y se les notaba.

Claro que estamos hablando de un país en el que sólo el 16% de los alumnos cursa Bachillerato, el paro juvenil está por debajo del 6% y la FP no representa “nunca” un callejón sin salida; siempre existen pasarelas para el bachillerato, la Universidad u otras ramas de la FP.

¡Ah! y lo más curioso, los austríacos no han patentado nada, no existen derechos de autor para los modelos educativos, podemos copiar tranquilamente.

Pedro Miguel Galiana
FEUSOC.-

 
< Anterior   Siguiente >